¡Buen día, señora pudín de chía!

Las albas nos despiertan lentamente y, poco a poco, nos traen de vuelta del mundo de ensoñación a una mañana muy real y hermosa. Con los párpados pesados ​​y todavía soñando, nos dirigimos lentamente hacia la cocina. Los amantes del café parecen ya sentir el aroma del café recién molido y las personas que aprecian más el té disfrutan de cada momento de espera de la infusión de té negro despertador, combinado con un poco de leche de coco.

El desayuno es de particular importancia para el hombre y el cuerpo humano, ya que determina nuestra forma de pensar para el día y nos prepara física, energética y espiritualmente para abrazar productiva, positiva y pacíficamente las 24 horas que se extienden ante nosotros. En cuanto a las nuevas madres, el desayuno es absolutamente necesario para cumplir con su nuevo papel como «súper heroínas» – sin excepción, todas las mañanas, sin importar si el sueño de la noche anterior fue generoso o no.  El nuevo impulso de energía proporcionado por un desayuno equilibrado y sabroso ofrece a las madres el camino hacia el mayor número posible de actividades maravillosas y variadas con o para el bebé.

Y porque a veces necesitamos más inspiración, estamos pensando en compartir con vosotros una de las recetas que nos convencieron por su sencillez a nosotros, los de iELM.

Antes de ir a dormir, colocamos en un bol 150-200 gramos de semillas de chía; a continuación, se añaden 150-200 gramos de agua o de leche de cualquier tipo o de yogur, al gusto. Hasta la mañana, las semillas de chía absorberán el fluido circundante, transformándose en un pudín compacto.Se añadirán uno a uno 75 gramos de guindas, 75 gramos de piña en cubitos, 50 gramos de nueces de anacardo,  50 gramos de nueces al horno y una pizca de canela.
Empezamos a decorar el pudín. Primero se rocían en círculos concéntricos las guindas incluyendo su jugo, y la piña.
El centro del pudín pertenecerá a los anacardos, que servimos crudos, sin sal o ligeramente doradas en el horno. En algunos lugares, se rocían las nueces también tostados, pero sin sal.
La canela que se espolvorea aquí y allá en cantidades muy pequeñas le da un sabor aparte al pudín de chía con frutos y nueces. ¡Estamos dispuestos a probar!

¿Por qué nos gusta esta receta? Es muy sencillo: en un bol se reúnen muchos ingredientes con súper propiedades, beneficiosas para nuestro cuerpo; manteniendo la base – el pudín de chía – podemos utilizar cualquier fruto y cualquier otra variedad de semillas para preparar esta receta, dependiendo de los gustos y preferencias; la ventaja que se debe mencionar: la preparación del desayuno tarda unos 3 minutos.

¡El día bueno y saludable se conoce desde la mañana!

Previous Post
Next Post

Leave a Reply