Cuidados de los monos para niños hechos de softshell

El softshell es un material que se emplea para fabricar prendas de abrigo y puede superponerse a una capa de algodón o lana, o cuando las temperaturas son muy bajas, a un jersey o un polar. Los monos para niños de iELM son perfectos para actividades intensas al aire libre cuando hace frío, llueve o hay viento. Aportan mucha libertad de movimiento, sensación de ligereza y confort. El exterior es ligero pero resistente al desgaste, y el interior es suave y elimina la humedad.

Se trata de un tejido transpirable, cortavientos, termorregulador y, por supuesto, impermeable.

Para esos pequeños que disfrutan sintiéndose libres en plena naturaleza, es una opción ideal. Pueden estar al aire libre prácticamente todo el año sin sudar ni quedarse fríos, ya sea primavera, otoño o invierno.

Antes del lavado

Antes de lavar el mono de softshell, sigue las instrucciones de la etiqueta. Si sueles cortarlas, después de hacerlo guárdala en un lugar que recuerdes o hazle una foto para consultarla cuando sea preciso. Limpia las manchas de la superficie (tipo polvo o barro). La ventaja del softshell es que es muy fácil de limpiar. Si no lo vas a lavar a mano, asegúrate de tener cerrada la cremallera antes de meterlo en la lavadora.

Lavado

Además de seguir las instrucciones de la etiqueta, esto es lo que más recomendamos para evitar dañar el softshell del mono:

-Lávalo en un programa a baja velocidad.
-La temperatura del agua no puede superar los 40 C.
-No uses lejía.
-No utilices suavizante.

Secado

Secarlo no tiene más complicación que lavarlo. Es preferible que lo seques al aire, aunque se tarde más. Además, los monos impermeables no necesitan planchado.

Guardado

Este es el último paso de todo el proceso. Asegúrate de que el mono impermeable no se mantiene mojado durante mucho tiempo hasta que se seca y no lo guardes en lugares propensos a acumular mucha humedad.

Conviene recordar que los monos no son totalmente impermeables. El softshell es un tejido fabricado para repeler el agua, pero la humedad puede penetrar a través de la cremallera, las costuras o los puños.

Además, como los monos para niños de iELM no tienen componentes químicos, se evita cualquier exposición a productos dañinos. Así lo garantiza la certificación STANDARD 100 de OEKO-TEX®. Para conseguirla, los materiales textiles no deben tener ninguna de las 100 sustancias consideradas perjudiciales para la salud. Si quieres saber más sobre la certificación de Oeko-Tex, GOTS y la importancia de evitar productos químicos en la ropa, puedes leer nuestro artículo.

Cuanto mejor cuidemos de nuestras prendas, más durarán, más nos servirán y durante más tiempo podremos disfrutar de ellas. Así, también reduciremos el impacto negativo en el medio ambiente que tiene comprar ropa con frecuencia.

Previous Post
Next Post

Leave a Reply