El mar nos llama, incluso en el otoño

Lo dijimos y lo repitamos orgullosos: iELM es muy afortunado de tener la sede en un país con tantas maravillas como Rumania. Una de las muchas ventajas de la ubicación de iELM es que estamos cerca tanto de la montaña mucho adorada como del mar muy querido. Cada vez que sentimos la necesidad de la relajación e inspiración para el trabajo que desempeñamos en la empresa, podemos tomar un corto viaje de 2-3 horas conduciendo en caminos auténticos hacia destinos de que estamos seguros que nos van a cargar con energía positiva e ideas nuevas.

El sureste de Rumanía nos encanta con 245 km de costa sobre el Mar Negro. Es una costera muy diversa, dividida en tres sectores principales: en el Norte, la Delta del Danubio (patrimonio de la UNESCO desde 1991), en el medio en conjunto Razim-Sinoe (o el lago Razelm, más conocido como una gran laguna y un ecosistema acuático) y en el sur, la costa de Dobrogea que incluye acantilados, playas y lagos que se suceden alternativamente hasta la frontera con Bulgaria.

En verano, la costa rumana se ve inundada por muchos turistas que buscan tanto la belleza y la tranquilidad como la diversión y buena comida. Sin embargo, con la llegada de septiembre, la costa permanece vacía, inmersa en una paz difícil de describir con palabras. En la playa, solo las gaviotas hacen su cama en la arena fina, entre muchas conchas multicolores, arrojadas a la costa por las olas tranquilas del otoño.

Para nosotros, el mar es hermoso también cuando el sol está en las nubes. La brisa del mar y el aire fresco, el olor particular a sal, la fusión majestuosa del cielo con el mar en el horizonte, el azul en todas partes completado el oro de la arena y el blanco de las nubes y de la espuma de las olas – no lo podemos evitar, nos rendimos prácticamente todas las preocupaciones y pensamientos al mar y nos sanamos fácilmente,  renacemos en el interior, nos convertimos en nuestra mejor versión y nos inclinamos con humildad antes de tal fuerza de la naturaleza. Estamos solos, solamente con nosotros y nosotros con el mar. La vibración única del mar calienta completamente nuestro espíritu. Estamos en casa, nos sentimos como en casa solamente con nosotros. Lejos de seguir algunas reglas o descripciones de trabajo, cada trabajo implica en parte «por defecto»  este tiempo pasado con nosotros, mientras que ordenamos nuestras ideas, encontramos ideas olvidadas pero maravillosas tiempo en el que vivimos sólo para nosotros y luego aplicamos la belleza en lo que hacemos. Estos valores son absolutamente necesarias es iELM, los admitimos y apoyamos porque iELM se dedica totalmente a las personas, ya sean clientes o sus empleados parte del equipo.

Queridos, ¡escapaos tan a menudo como sea posible, especialmente en lugares con alta carga espiritual como el océano, el mar, los lagos extendidos! ¡Dormid allí, inhalad y exhalad por ahí, simplemente estad  allí por completo y todo el cuerpo se lo agradecerá!

Explorando la costa en el otoño, los más pequeños de las familias pueden sentirse a gusto, pueden aprender más sobre la vida marina, pueden construir libremente castillos y moldes de arena, pueden coleccionar varias conchas, puede disfrutar más de su tiempo con el mar. El sol suave ya no es un peligro, pero se nos conforta mientras tomamos nuestro bienestar del maravilloso mar.

Previous Post
Next Post

Leave a Reply