Guía de 5 pasos sobre cómo comprar ropa para niños en Internet

Para la mayoría de la gente, ir de compras es una actividad relajante. No obstante, hay que reconocer que comprar con niños pequeños y convencerlos para que se prueben la ropa es todo un reto. Los niños se aburren en menos de nada, se interesan por zonas de la tienda que no viene al caso o, directamente, no quieren probarse nada.

Muchos padres se sienten inseguros a la hora de comprar ropa de niños en Internet. Las tallas varían un montón, y puede que las políticas de devolución o la descripción de los productos no sean muy claras. Esto hace que todo sea un poco más complicado cuando intentas comprar en línea por primera vez.

Sin embargo, piensa que comprar ropa por Internet te permite ahorrar un montón de tiempo. Además, puedes elegir entre más precios y productos que en un día (o semana) de compras cualquiera.

En mi caso, a lo largo de los últimos años, he estado comprando toda la ropa de mis hijos por Internet solo para ahorrar tiempo. Además de aprender a moverme entre la ingente cantidad de ofertas, he logrado reducir la probabilidad de tener que devolver los productos que compro (cosa que odio hacer incluso cuando es gratis).

Aquí tienes algunos pasos que puedes seguir para comprar sin estresarte:

1. Tomo medidas para acertar con la talla

No siempre se le puede hacer caso a la talla de la tienda, ya que algunas prendas tallan más grande que otras. Las recomendaciones según la edad del niño tampoco son la opción más fiable porque no todos los niños miden y pesan lo mismo, y mucho menos cuando aún son pequeñitos.

Para acertar con la talla, lo que hago es consultar siempre la guía de tallas de la marca. Por ejemplo, si quieres dar con la talla correcta de un mono de iELM, lo mejor es que midas a tu peque de la barbilla a los tobillos y compares el resultado con el largo del mono.

2. Procuro fijarme en cómo le sienta la ropa a otros niños

Miro las fotos oficiales de la tienda, pero también intento buscar otros ejemplos por Internet. Suelo encontrar muchas imágenes en las redes sociales de la marca gracias a los clientes que suben sus propias fotos con hashtags o que etiquetan a la marca en sus publicaciones. Los grupos de padres de Facebook también pueden ser muy útiles en este caso. ¡Es increíble la cantidad de diferentes ángulos del mismo producto que puedes encontrar por ahí! De esta manera, puedes ver cómo es la tela, cómo sienta la ropa según la fisionomía del niño y, en última instancia, imaginar cómo le quedarán esas prendas a tu hijo.

Para ver más fotos de monos de iELM, echa un vistazo a nuestras cuentas oficiales de Facebook o Instagram. Allí podrás usar los hashtags #ielm o #ielmdesign para encontrar mucha más variedad.

3. Consulto todos los detalles disponibles del producto (tejido, cuidados, etc.)

Si puedo elegir, prefiero los tejidos naturales con certificación orgánica porque permiten que la piel respire mejor. Además, así me aseguro de que no estén tratados con productos químicos nocivos.

Si hablamos de ropa impermeable, los materiales naturales no son una buena opción. Aun así, me decanto por tejidos técnicos y ligeros con los que el niño pueda tener una libertad de movimiento total.

Ya sabemos que los niños se ensucian en menos de nada, sobre todo en invierno. Por eso prefiero la ropa que puede ir a la lavadora.

4. Busco opiniones en páginas web o en grupos de padres en Facebook

Cuando no me decido sobre qué prendas comprar o no conozco la marca, intento conocer las opiniones de otros padres. Suelo encontrarlas en los grupos de Facebook en los que estoy o en blogs.

5. Leo la política de devoluciones

No me gusta nada devolver los productos que compro, pero a veces no queda más remedio. Antes de pedir algo en una tienda nueva para mí, me leo su política de devoluciones. Procuro no cortar la etiqueta ni lavar el producto antes de asegurarme de que no viene defectuoso. Después, miro cómo queda y decido si me lo quedo o no.

Estos pasos siempre me han dado buen resultado. En los últimos cinco años, nunca he tenido que devolver ni una sola pieza de lo que he comprado para mi hijo. Ojalá pudiese decir lo mismo de la ropa y el calzado que compro para mí…

¿Cuáles son tus secretos a la hora de comprar ropa para niños en Internet?

Previous Post
Next Post

Leave a Reply